X
¿Qué estás buscando?

Indigencia ¿opción o condición?

La indigencia es un problema existente en nuestra comunidad, así como el prejuicio de las personas ante esta realidad social
Por Manuel A. Oliva Guardamino
Toronto · Publicado el: 15 enero, 2014

Conversando con unas amistades y familiares entramos al tema de los homeless en Toronto. Me llamó mucho la atención la posición que muchos tienen al referirse a este grupo de personas. Esta conversación despertó mi curiosidad por explorar un poco más sobre las distintas palabras y definiciones utilizadas en nuestro idioma español cuando nos referimos a las personas que viven en la calle y a la posición que pueden tener muchos individuos sobre este tema en nuestra comunidad.

Buscando la traducción correcta de este término inglés al español, encontré el vocablo “indigente”. Después de revisar varios diccionarios y artículos, estos coinciden en la definición de “pobre”, “mísero”, “vagabundo”, “mendigo”, “falto de medios para subsistir”, entre otros. No contento con las definiciones encontradas por hallarlas imprecisas y llevado por el sentimiento social que me caracteriza, decidí preguntar a algunas personas de una manera informal acerca de su primera impresión al escuchar la palabra “indigente”. Aparte de querer encontrar un complemento adicional a las definiciones halladas, mi objetivo era saber qué posturas pueden tener las personas sobre este tema.

Fue bastante interesante notar como muchos sólo ven lo superficial de la situación que experimentan las personas sin vivienda. La mayoría de los individuos que voluntariamente aceptaron darme su opinión o entendimiento sobre esta palabra indicaron queson personas que no quieren esforzarse lo suficiente para salir adelante, otros se pronunciaron diciendo “es su opción, ellos buscaron la calle y es ahí donde les gusta vivir. La opinión de la gente es muy válida y todo punto de vista se respeta. Pero, este tipo de respuestas me hizo generar otra pregunta: ¿Quién en sus cinco sentidos, si tuviera la oportunidad de vivir en un lugar seguro, optaría por vivir en la calle?

La intención de hablar un poco de este tema no es crear controversia, ni mucho menos convencer al público de inclinarse a un punto de vista específico. Por lo contrario, el propósito es más generar conciencia social, ver un poco más allá de lo que parece evidente o incuestionable. Entender que detrás de una persona en la calle sin hogar, existe un pasado, una serie de problemas sin resolver que al acumularse por un periodo determinado generan una crisis que puede llevar al individuo a  terminar en la calle. Sin duda alguna, el individuo debe tener la voluntad y fortaleza de sobreponerse ante cualquier adversidad, pero no se puede ignorar que hay situaciones y condiciones que deterioran a la persona y su funcionamiento cognoscitivo quedando a merced de su suerte.

Muchos no ven o ignoran los factores que pueden empujar a una persona a perderlo todo. Estos factores pueden ser de índole personal y/o sistemático y sin duda alguna, pueden forzar a alguien a tomar las calles como su hogar. 

Los factores personales, probablemente son los factores a los que menos prestamos atención y que al ignorarlos, fácilmente podemos generar una idea prejuiciosa sobre las personas que viven en calle. Estos factores pueden ser subdivididos en: individuales, en donde presenciamos problemas de abuso de alcohol y drogas, deudas, pasado criminal, falta de educación, falta de conocimiento de las lenguas oficiales y del sistema del país donde viven, enfermedades físicas y/o mentales, entre otros. Y familiares, que pueden incluir, separaciones, disputas de custodia de menores, historia de abuso físico y sexual, historia de padres con problemas de abuso de alcohol, drogas e indigencia, etc.

Los factores sistemáticos son de tipo social y económico. A pesar de que muchas personas son conscientes de que estos factores existen, estos están fuera del control del individuo. Algunos de los factores que podemos identificar bajo esta categoría son: la pobreza, la falta de trabajos estables, el elevado precio del alquiler de las viviendas, el limitado número de viviendas asequibles, la larga lista de espera para el subsidio de viviendas, entre otros.

Es importante entender que estos factores o adversidades deben ser tomados como señales claras que si se acumulan sin solucionarlos, la pérdida de vivienda puede ocurrir. La falta de identificación de que existen problemas sin resolver debajo del problema de vivienda puede crear un círculo vicioso en donde la indigencia no se llegue a vencer o pueda repetirse en más de una ocasión. El proceso del quebranto personal bajo estos acaecimientos sin ayuda apropiada es muy rápido. Vivir en la calle genera a corto tiempo un deterioro físico, moral y espiritual que altera a la reinserción normal en la sociedad. Las personas que desafortunadamente no llegan a recibir ayuda, transitoriamente desarrollan estrategias de sobrevivencia tales como el trabajo informal, la mendicidad y en casos extremos simplemente se dejan vencer y caen en el abandono y la depresión.

Las “personas sin vivienda” merecen un techo digno y una oportunidad para reintegrarse en la sociedad. No olvidemos que detrás de ese rostro confundido existe un pasado sin resolver. No es que no quieran recibir ayuda, simplemente es que no saben cómo pedirla o recibirla. No es que estén pidiendo caridad, simplemente es que no saben cómo pedir otra oportunidad. Indigencia ¿opción o condición?

Manuel A. Oliva Guardamino
Estudiante de la Universidad de York
Honours BA, Spanish
Certificate in Spanish/English Translation

Etiquetado en: indigencia homeless
COMENTARIOS

ÚLTIMAS NOTICIAS