X
¿Qué estás buscando?

Hablemos de Sexo: Sociedad adictiva, relaciones adictivas

Toronto · Publicado el: 11 enero, 2013

Indiscutiblemente las relaciones adictivas sí existen, aunque habitualmente son negadas por la mayoría de nosotros, pero es aquí donde debemos detenernos para hacer la diferencia.

Las personas que siempre necesitan estar constantemente involucrándose en relaciones sentimentales es porque su estado de felicidad radica en el proceso de la búsqueda de ese idilio de “persona perfecta”, es decir esa es la dosis que necesitan para estar feliz, son adictos, este es el mismo mecanismo que usa cualquier adicto para su satisfacción, sólo que aquí está reemplazado por alcanzar una nueva relación emocional. El adicto a las relaciones emocionales, ni siquiera va atrás de obtener satisfacción sexual, sino que su éxtasis esta en el romance.

Una sociedad adictiva es una sociedad construida sobre los espejismos de la falsedad, del perfeccionismo, de la confusión, del pensamiento enfermizo y de las percepciones y experiencias que alteran la mente.

La adicción a los romances es un elemento esencial de esta sociedad, si vemos los anuncios de la televisión y en las revistas estos alimentan la adicción al romance y al sexo, este último se combina con la publicidad y se venden en forma burda.

Efectos de la adicción a los romances y sexo dependencia en nuestra sociedad

Uno de los principales efectos de la adicción a los romances sobre nuestra sociedad es que mantiene el centro ilusorio de atención de la sociedad y evita la necesidad de ocuparse de la vida, de los demás  y del universo. Cosa muy peligrosa porque es una forma inconsciente de escapar a la cotidianidad y responsabilidad con la vida. Sociedad e individuo interactúan en una forma destructiva.

La adicción a los romances mantiene inmaduros a los individuos y, en consecuencia a la sociedad. Para un adicto a las aventuras sentimentales, es importante y necesario que la adicción permanezca ingenua e inocente, por eso se compara la cultura americana, con un estado de adolescencia permanente, donde sólo importa el placer de obtener cosas o personas,  estamos frente a una sociedad desechable, “ya no me gustas te cambio por otro o te deshecho”, el adicto mantiene la vida  al borde de la excitación y de las crisis.

Espero profundamente que con este artículo reflexionemos un poco más, acerca de qué sociedad queremos, ¡nosotros podemos hacer el cambio!

 

 

Publicado: 11 de enero, 2013
Texto: María C. Albornoz

Hablemos de Sexo

María C. Albornoz y Laly Martinez

Un blog dedicado a resolver todas tus inquietudes sobre temas de educación sexual, técnicas para mejorar tu vida sexual y reducir el riesgo de tus hábitos sexuales.

Etiquetado en: ansiedad sexo adiccion
COMENTARIOS

ÚLTIMAS NOTICIAS