X
¿Qué estás buscando?

14 consejos sobre nutrición para cuidar tu hígado

Puedes prevenir enfermedades del hígado con higiene, buena alimentación y hábitos saludables
Toronto · Publicado el: 25 marzo, 2014

El hígado es el órgano interno más grande de nuestro cuerpo y uno de los más importantes. El hígado participa en muchas funciones vitales de nuestro organismo, incluyendo la transformación de los alimentos en energía, la síntesis y la descomposición de proteínas y la eliminación de las toxinas de la sangre. El hígado también produce bilis, un líquido amarillo verdoso que ayuda a la digestión.

Entre las principales enfermedades del hígado tenemos:

  • La hepatitis viral: Esta enfermedad consiste en la inflamación del hígado provocada por diferentes virus. Los más comunes son identificados con las letras A, B, C, D y E. Su forma de transmisión puede ser la ingestión de agua o alimentos contaminados con materia fecal, contacto con sangre o fluidos corporales infectados y el amamantamiento cuando la madre está infectada por el virus. La infección puede ser aguda y llegar incluso a provocar la muerte o puede durar toda la vida y conducir a la cicatrización del hígado o al cáncer de hígado.
     
  •  La cirrosis: es el conjunto de cicatrices en el hígado formadas por lesiones o enfermedades prolongadas. Puede tener origen viral o ser provocada por el consumo excesivo de alcohol, por el uso de algunos medicamentos, o por el exceso de grasa abdominal provocada por la falta de ejercicio y una dieta alta en calorías. La cirrosis es irreversible y quien la padece en una etapa avanzada podría requerir un trasplante de hígado para sobrevivir. Ojo, la cirrosis hepática te puede llevar a padecer varices en el esófago, y ascitis causando inflamación en el abdomen. También te puede provocar una encefalopatía hepática, ocasionándote daños al cerebro. Un cambio en la dieta es fundamental para sobrellevar este problema y la espera de un posible trasplante hepático.
     
  • Cáncer de hígado: Un porcentaje considerable de personas con cirrosis desarrolla cáncer de hígado.  Algunos factores de riesgo importantes son el consumo de tabaco, los anticonceptivos orales y los malos hábitos de alimentación.
     
  • Otras enfermedades hepáticas pueden ser hereditarias, como por ejemplo, la hemocromatosis donde se acumula exceso de hierro en el organismo.
     
  • La coloración amarilla de la piel puede ser un signo muy común de enfermedad del hígado.  Desafortunadamente las enfermedades del hígado generalmente solo provocan síntomas cuando están ya muy avanzadas por lo que es recomendable practicarse análisis clínicos para detectarlas en una etapa temprana.

Amigo lector, las funciones del hígado son vitales. Procura visitar a tu médico de cabecera semestralmente. Seguramente te pedirá que te practiques análisis clínicos y en base a los resultados te dará recomendaciones específicas para tu dieta, donde nosotros los nutriólogos te podemos apoyar. Tú puedes prevenir muchas veces las enfermedades del hígado con higiene, una buena alimentación y hábitos saludables. Un abrazo cálido. Tu amiga especialista en nutrición, Carmen Serdán. No dejes de escribirme a serdancar@hotmail.com.

14 Consejos y comentarios de Carmen Serdán:

1.    Algunas personas con enfermedad hepática tienen que consumir una dieta especial, la cual protege al hígado del trabajo esforzado y lo ayuda a funcionar.

2.    Las proteínas normalmente ayudan a la reparación del tejido. También previenen la acumulación de grasa y daño a las células hepáticas. El tratamiento contra la encefalopatía hepática requiere, además de otros muchos cuidados,  restringir el consumo de proteína de origen animal por lo que debes sustituirla con proteína de origen vegetal incrementando tu consumo de cereales con leguminosas.

3.    La enfermedad hepática puede afectar la absorción de alimentos y la producción de proteínas y vitaminas,  por lo tanto, tu dieta puede influir en tu peso, apetito y en las cantidades de vitaminas presentes en tu cuerpo.

4.    Enfócate en lo posible a la prevención de enfermedades más que a su corrección. Para esto es indispensable tener buenos hábitos de higiene, hacer ejercicio, alimentarse saludablemente, beber agua y el evitar el  exceso de alcohol.

5.    La alcachofa es un alimento muy recomendable para el hígado.

6.    Bebe mucha agua y asegúrate de que no esté contaminada.

7.    Se cuidadoso y lávate las manos después de ir al baño y antes de comer.

8.    Evita el contacto con sangre o fluidos corporales contaminados que podrían darse al consumir drogas por vía intravenosa, al tener relaciones sexuales con personas que podrían estar infectadas o al aplicarse tatuajes.

9.    Evita consumir bebidas alcohólicas en exceso. No consumas más de una copa de vino o un vaso de cerveza al día.

10. Modera tu consumo de bebidas, refrescos y postres altos en calorías. Acostúmbrate a beber agua sola con las comidas y reduce la cantidad y las ocasiones en que consumes postres.

11. Modera tu consumo de sal. Puedes utilizar otros condimentos tales como el comino, la canela, el ajo, el orégano, el laurel, el tomillo y la mostaza.

12. Come frutas, verduras, cereales integrales, leguminosas, y si no tienes contraindicación carne magra, pollo, pescado, leche y queso bajo en grasa, pocos azúcares y un mínimo de grasas extras. También como fuente de proteína están los distintos tipos de frutos secos o nueces, solo que consúmelos con moderación debido al alto contenido de grasas y por consiguiente calorías.

13. Aprende a relajarte y no olvides hacer ejercicio físico todos los días para mantenerte saludable por dentro y por fuera.

14. Se dice sabiamente que el hígado es el laboratorio del cuerpo, debido a sus funciones vitales. Cuídalo y cuídate mucho.

Nutrición al día

PhD. Carmen Serdán E.

Carmen Serdán es Licenciada en Nutrición y Ciencia de los alimentos. Cuenta con estudios y experiencia en países como México, España y Canadá.

COMENTARIOS

ÚLTIMAS NOTICIAS